MANIFIESTO DEL CEIC A LOS OBREROS Y SOLDADOS DE TODOS LOS PAISES SOBRE LA REVOLUCION HUNGARA.-

 

Escrito: 28 de marzo de 1919.
Publicado por Primera Vez: Beschlusse des ersten Kongresses, p. 74.
Fuente de esta edicion:Documents of Comunist International, 1919-1943, select for Jane Dagras.
Traduccion/html: Matteo David.


 

[El efímero régimen soviético de Hungría fue instalado el 21 de marzo de 1919, seguido por la renuncia del gobierno porque de mala gana accedió a las demandas territoriales a los Aliados, y por la solicitud del retiro de tropas húngaras de la frontera. Según Michel Karolyi, el presidente provisional, en la declaración sobre su renuncia, diciendo que fue "el proletariado húngaro el que tomo el poder en sus manos". El nuevo gobierno fue una coalición de social - demócrata y comunista bajo el cargo del primer ministro Bela Kun, quien había sido un prisionero de guerra en Rusia. El Partido Comunista de Hungría fue fundado en Noviembre de 1918, formado ampliamente por prisioneros de guerra repatriados de Rusia. Con la anuencia del CEIC, el Partido Comunista de Hungría firmo un acuerdo con el Partido socialdemócrata para una fusión total. En el nombre del proletariado el partido inmediatamente tomo el poder totalmente en sus manos. La dictadura será ejercida a través del consejo de obreros, soldados, y de campesinos. El plan era convocar a una Asamblea Nacional sin embargo, se convirtió en una idea obsoleta. Asegurando el poder del proletariado y ofreciendo resistencia al imperialismo aliado. Con una alianza moral e íntimamente militar que concluirá con la Republica Soviética Rusa. Lenin concluyo con una carta a los obreros húngaros, fechada el 27 de mayo de 1919, con las siguientes palabras: han dado al mundo un buen ejemplo firme más que la Rusia soviética, desde el inicio en la plataforma de una dictadura proletaria real."]

¡Camaradas!

En Hungría todo el poder ha sido transferido al proletariado.

Los imperialistas de los países de la Entente envían un nuevo ultimátum a Hungría. Quieren pillar a Hungría de todas sus reservas de comidas. Quieren despojar completamente de su independencia. Quieren trabar una guerra en contra de la Rusia soviética cruzando el territorio húngaro.

Los imperialistas de la entente piensan que la burguesía húngara podría rendirse ante este nuevo ultimátum. Piensan que el proletariado húngaro podría ser incapaz de resistir a sus demandas sanguinarias.

Pero esto no se lo iba a llegar a suceder. Teniendo miedo de la irascibilidad del pueblo trabajador, la burguesía húngara decidió no aceptar el ultimátum de los imperialistas de la entente. Cubriéndose de arena sus dientes, habían rendido el poder a los obreros. Los imperialistas de la entente quemaron sus dedos. Su presión rapaz sobre Hungría solamente apresuro el nacimiento de la Republica soviética socialista en Hungría. Cuando la burguesía húngara, de esta manera se confirmó inhabilitada de salvar el país de la ruina, dando particularmente la clara prueba del rol histórico de la burguesía, y de su sepulturero, el proletariado, ha llegado a tomar su lugar.

Los imperialistas de la Entente, sin embargo, no están alegres en Paris los ladrones imperialistas están afilando el cuchillo para aniquilar a la joven república soviética húngara.

No hay que calumniar a esa burguesía educada que no han inventado contra la república soviética socialista húngara justo cuando han hecho por dieciséis meses observo a la Republica Soviética Rusa. El gobierno imperialista francés propuso enviar a sus soldados en contra los obreros húngaros, como también las tropas rumanas y checas.

¿Este plan se lograra? El destino del proletariado húngaro en el futuro inmediato depende de esta respuesta, y se extenderá también en el destino inmediato de la revolución proletaria en todos los otros países europeos.

En el nombre de la internacional Comunista llamamos a todos los obreros de todos los países que llegaran a ayudar a nuestros hermanos, obreros y campesinos de Hungría.

¡Obreros y soldados de Francia! Los ojos de los obreros en cada parte del mundo se darán vuelta a ustedes. Actualmente la burguesía Francia es la más reaccionaria en toda Europa. El líder de los imperialistas franceses, Clemenceau, está incitando demasiado a los "Aliados" a suprimir la revolución rusa y húngara.

Obreros y soldados franceses, están siendo conducidos a actuar como verdugos, para estrangular la revolución socialista húngara. La burguesía francesa quiere usar sus manos para estrangular la revolución proletaria en Budapest, y de este modo desviar a la revolución proletaria que esta madurando en Vienna, Berlin, Paris, y en Londres. Después de cuatro años y medio de guerra que has luchado a favor de los intereses de los banqueros, quieren forzarlos a que lleguen a ser el gendarme contrarrevolucionario internacional, verdugos de la revolución proletarios.

Que es lo que no sucederá. Los obreros no se corromperán con la traición, se volverán con sus bayonetas contra sus propios opresores, contra los franceses y todos los otros imperialistas.

¡Camaradas! La revolución proletaria ha comenzado en todo el mundo. La revolución húngara es el primer halo de luz partiendo las nubes amenazantes.

La burguesía de todos los países, quienes exterminaron veinte millones de hombres en la mas sangrientas de todas las guerras, ahora habrá que contarnos de esta crimen. La humanidad no se ira a la locura. No dejara el poder en las manos de aquellos quienes los dirigieron al baño de sangre imperialista.

¡Todos a la ayuda de la revolución húngara!

¡Soldados! Rechacen la obediencia de aquellos quienes los envían contra la Hungría socialista. Levántense, formen sus consejos, y vayan a todos los lugares de la Hungría Soviética.

¡Puede la revolución socialista húngara ser una alerta a la traición a las burguesías de todos los países! ¡Fuera las manos de la Hungría socialista! Esta exclamación se deberá escuchar en todas las partes del mundo.

Puede la revolución socialista hungara se el inicio de toda una serie de nuevas revoluciones. El fin de la dominación burguesa a llegado.

¡Viva el proletariado y los soldados revolucionarios de hungria! ¡Viva el Partido Comunista de Hungria! ¡Viva la revolución proletaria mundial!