EXTRACTOS
DEL LLAMAMIENTO DEL PRIMER CONGRESO
DE LA
INTERNACIONAL COMUNISTA
A LOS OBREROS DE TODOS LOS PAISES

 

Escrito:5 de marzo de 1919.
Publicado por Primera Vez: Protokoll, I. p. 195.
Fuente de esta edicion:Documents of Comunist International, 1919-1943, select Jane Dagras.
Trascripcion/Html: Matteo David.


 

El desembarco de las tropas aliadas en la Rusia obrera y campesina en las proximidades del verano de 1918 a dado lugar a un levantamiento de una series de protestas y llamamientos por parte del Gobierno Soviético. El 18 de abril de 1919 Chicherin, el Comisario Soviético para Asuntos Extranjeros, publico un llamamiento "a los obreros de los países aliados" protestando contra el bloqueo a Rusia, contra la intervención imperialista, y contra el apoyo por parte de los gobiernos occidentales a los complots anti soviéticos en los países fronterizos a Rusia. Estos no son otros que sus gobiernos quienes están manteniendo vigente una guerra civil entre nosotros para dar ayuda a los contrarrevolucionarios salvajes, como además creando hambre y desempleo por el bloqueo criminal a la Rusia Soviética.

El 20 de octubre de 1919 Chicherin envía un alerta al gobierno alemán, y a los gobiernos europeos que permanecían neutrales en la guerra, quienes en su alianza los Aliados solicitaron unirse en el bloqueo pudiendo ser considerado como un acto hostil. En ausencia de algún contacto diplomático oficial, estos mensajes fueron emitidos enviados por radio. Tales declaraciones como el llamamiento actual fueron usadas ampliamente por parte del Gobierno Soviético para anunciar y promover su política. La Internacional Comunista proporciono un canal útil. El bloqueo imperialista fue levantado en enero de 1920.]

El primer congreso de la Tercera Internacional, reunido el 5 de marzo de 1919 en el Kremlin, expreso su gran admiración al proletariado revolucionario ruso y a su partido dirigente, el Partido Comunista de Bolcheviques.

La gran revolución, emprendió guiarse por la doctrina socialista, corrompida tanto de esta manera por parte de los oportunistas, abandonando su fuente original, el marxismo, el esfuerzo del superhombre hecho por casi medio de crearse, en el lugar de la vieja burguesía mundial, un nuevo orden social comunista, tanto en la cultura intelectual como en lo moral, así como también en la esfera material, colectiva e individual, de la vida política, económica y social, la ayuda brindada a todo momento a los obreros de todos los países contra sus gobiernos militaristas y despóticos, todo estos deben llamar hacia delante la aprobación universal y entusiasta del proletariado de todos los países…

Este no es una falta al sistema soviético ni al bolchevismo ya que esta meta no sido sin embargo buscada que la población de Rusia central está sufriendo desde el hambre y desde el cultivo escaso de productos manufacturados. Por el contrario, este fue el sistema soviético y el bolchevismo el que hizo lo posible para poner un fin definitivo a la anarquía y al caos provocado por parte de Kerensky y la burguesía democrática; ellos solos permitieron conservar en el país la vida económica marchando por el nivel actual.

La responsabilidad por la crisis solamente apoyada por los enemigos internos y externos del régimen soviético, por medio de sabotajes, complots e intervencionismo militar forzó a Rusia a gastar una gran parte de sus fuerzas, su poderío, y de sus recursos en la creación de un nuevo ejército.

A pesar del abrazador deseo por la paz, el pueblo trabajador ruso entero valientemente reconoció y acepto esta necesidad. Todo mundo sabe con qué éxito manejo el poder soviético llevo a cabo esta inmensa tarea. La culpa se la puede echar al bolchevismo, la mejor forma de descubrir si es culpable o no pueda ser para el poder de la entente forzando al cese de defenderse por medio de las armas al Poder soviético.

Haciendo que deban no solo detener el envió de fuerzas armadas a Rusia y a que evacue sus puertos; deben abstenerse de cualquier ejercicio de presionar internamente al país, deben cesar el apoyo monetario, armamentístico, y técnico a las bandas contrarrevolucionarias quienes sin la ayuda de la Entente podría en breve fundirse sin cesar a sí mismo.

Entonces los soldados del Ejército Rojo podrían volver a sus familias, y los mejores obreros, los más devotos organizadores, los ingenieros más habilidosos podrían estar dispuestos al poder soviético. Sus actividades en el trabajo económico pacifico podrían en breve cosechar los resultados más considerables.

No puede ser olvidada, sin embargo, que la joven industria rusa nunca fue capaz de dirigirse sin asesoramiento técnico extranjero. La entente está paralizando la nueva organización económica por parte de formidables especialistas extranjeros, quienes por el hecho de usar la dirigencia de la industria rusa, vuelven a Rusia. Están obstruyendo el camino el equipamiento y el mantenimiento de las fábricas, el transporte de materiales sin tratar y combustible; condenan a la industria a la ruina y al pueblo trabajador ruso al desempleo por prohibirles la importación de maquinaria al interior de Rusia, autos y camiones…

Más de una vez la Republica Soviética ha expresado oficialmente su deseo de continuar llamando a la asistencia de la industria y a especialistas extranjeros; ha expresado su prontitud a pagar un alto precio por sus servicio, que son actualmente indispensable para la prosperidad de la vida económica rusa. Pero la entente, sin problemas aun, responde a esta propuesta, está operando un bloqueo estricto, usando las amenazas y la fuerza contra la Rusia soviética, y aun contra los poderes centrales y los países neutrales.

Las masas laboriosas de todos los países deben demandar a sus gobiernos a una renuncia autentica de cualquier intervención directo o indirecta de los asuntos de la Rusia soviética. Dando a aquellas demandas una forma precisa, el congreso de la Tercera Internacional propone a todos los pueblos trabajadores el programa de acción que le sigue más abajo.

El honor, la independencia, y el mayor interés elemental del proletariado de todos los países demandan que podría actuar inmediatamente y usar todos los medios a su disposición, si es necesario, los medios revolucionario, al solo efecto a las demanda que le siguen más abajo.

1) A la no intervención por parte de la Entente en los asuntos internos de la Rusia Soviética.

2) Retirada inmediata a todas las tropas asiáticas y europeas aliadas instaladas en Rusia.

3) Abandono de cualquier política intervencionista directa o indirecta, ya sea que tome la forma de provocación o de apoyo material o moral para los contrarrevolucionarios rusos o a los estados fronterizos reaccionarios.

4)Extinción de los tratados entre estados caducos que contemple la intervención por parte de los estados burgueses pronunciados, por los contrarrevolucionarios rusos, o por los países fronterizos a la Rusia soviética, en los asuntos internos de la Republica Soviética; retorno inmediato a sus países de la misiones militares y diplomáticas que los gobiernos de la entente envían al norte y al sur del país, a Rumania, Finlandia, Polonia, y a los países checos con el objeto de agitar la lucha contra la Republica Soviética.

5)Que se reconozca al Gobierno Soviético que después dieciocho meses de existencia la población se fortalece más aún.

6)Restablecimiento de las relaciones diplomáticas, llevando a cabo con el envió de representantes oficiales (socialistas) a Rusia y el reconocimiento del consejo de representantes rusos.

7)Admisión a la conferencia de paz de los delegados del gobierno soviéticos como los representantes, y en efecto los delegados solo, del pueblo ruso. Una negociación de paz europea y que concluya sin Rusia podría ser grado altamente inestable. Podría ser odioso y ridículo admitir a la conferencia, en la ausencia de los bolcheviques, o aun junto a ellos, como delegados de toda Rusia o una parte de Rusia, aquellos charlatanes formando los diversos gobiernos regionales artificialmente creados por parte de los aliados, existiendo gracias solo a los aliados, y a quienes, además, no se encuentra nadie prácticamente sino unos pocos intereses personales y aspiraciones.

8)Cese del bloqueo económico que puede en breve condenar a Rusia al hambre y a la ruina industrial.

9)Reanudación de las relaciones de comercio y la conclusión de los tratados de comercio.

10)Envió a Rusia de unos pocos de cientos o más unos pocos de miles de organizadores, ingenieros, instructores, y obreros especialistas, en particular obreros metalúrgicos, dando a la joven república socialista una ayuda real en el campo industrial, en cima que todo se lleve a cabo la más importante tarea, la restauración de la circulación de mercancías y de la línea férrea, y la organización del transporte.